Hornachos mayo’07. ¡Ya tenemos cantera!

Y sí, nos atrevimos con los calores del mayo extremeño. Reunimos un equipo excepcional para la ascensión más emblemática de nuestra comarca: el Peñón de Marín, (956 msnm), cota máxima de la Sierra Grande de Hornachos.
Aquí tenemos el plantel: Diego, María “la del coche”, Juan Javier, retoño de Diego, María “la de la casa” y Luis.
Detrás de nosotros la cumbre a la que nos proponíamos subir.
12

En la subida nos tocó atravesar distintos terrenos: plácido camino de altura con vistas a toda la meseta de Tierra de Barros.
21

También anduvimos entre jaras, robles, retamas. Todavía tenemos los brazos y piernas llenos de pupas.
31

Y por fin nos alzamos sobre un collado por encima del valle de los corraletes o valle de los moros. (Y no faltó el refrigerio).
41

Quedaba trepar los últimos metros para coronar.
51

¿Cómo respondería el rapaz? Pulsa el botón para ver la respuesta.

Y ya está María en la cuerda final, asediada por innumerables hormigas león (volando en la foto), ávidas por saludarnos con molestos mordiscos
61

A pesar de todo, el grupo soportó estoicamente el ataque de los insectos mientras este fotógrafo aficionado colocaba la máquina. ¡Estamos en la cima!
71

Restaba bajar para probar las ricas viandas que Juan Luis nos tenía preparadas en el pueblo.

Y a la mañana siguiente, con Mamen unida a la expedición, nos acercamos al Oppidum de Hornachuelos (s. II a.d.C.). Al fondo la Sierra Grande de Hornachos.
81

Fue un bonito broche final para un magnífico fin de semana. ¡Ya tenemos cantera!
91

Anuncios

En el Atlas. Marruecos

El pasado puente de Semana Santa Leonardo y yo (Camborio) nos fuimos a Marruecos.
Con ganas de convivir con otras gentes, con otras realidades, y por supuesto, de embriagarnos de montaña.
Llevábamos mucha información sobre el viaje, pero nada decidido ni programado. Quizás el querer dormir lo mas cerca de la montaña a la llegada y el separarnos de ella lo mas tarde.
La intención no es contaros la ficha técnica de la expedición, ya las hay colgadas en Internet mucho mejores de la que pudieramos hacer nosotros. Transmitiros en todo caso lo que se puede llegar a sentir con este viaje.
A continuación unas fotos comentadas:
En Asni, bebiendo te.
Que no, coño! Que no te compro la pulsera!
¿Alguien puede distinguir a mi compañero?
1

Acercándonos a las cumbres, con el equipo a la espalda.
Entre los valles, pueblos bereberes nos salen al paso.
2

El refugio del Toubkal (3.207 m), en el que hicimos dos noches
34

La cascada helada, primer paso de la ascensión al pico del Toubkal. Todavía con aliento para bromear.

La cima del Toubkal (4.167 m), fue como tantos otros picos testigo de nuestras aspiraciones medioambientales. Bastante gente en la cima.
5

Camino de otra cima.
No lo podemos disimular: nos gusta la montaña, la verticalidad, el formar parte de todo eso.
6

Solos, en el Toubkal Oeste (4.030 m)
Que Paz!
7

De regreso, dejando atrás el refugio.
8

El Atlas al fondo.
Toma chavalote unos chupa-chups, je!
9

De regreso a Imlil
10

Con los deberes hechos, desayunamos con Antonio y Juanma en casa de Abdul.
11


Cualquiera apuntaría que el cámara es un profesional!