Temporal

“En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el celebro de manera, que vino a perder el juicio.”

Temporal 01

Foto: Frank Hurley.

Alguna suerte de enajenación debimos sufrir nosotros también después de leer las biografías de los aventureros de finales del XIX y principios del XX. Hablamos de los Scott, Shackleton, Admunsen, Mallory,… pioneros en las nieves de la Antártida y el Everest.

Si no no se explica que decidamos adentrarnos en la montaña una tarde invernal para regresar a la mañana siguiente justo cuando todos los partes meteorológicos aconsejan no salir de casa.

Caminamos en medio de la oscuridad. La luz de los frontales se dispersa en el aire al contacto con la nevada que nos acompañará de principio a fin. Difícil orientarse. Extraviamos el camino tres veces, y de no haber vuelto atrás cuando el error era evidente, esta crónica la estaríamos escribiendo desde Vitigudino. Para ilustrar nuestra desorientación, bástese decir que estuvimos a diez metros del refugio Elola, (nuestro destino), y pasamos de largo.

Temporal 02

Pero nuestra buena estrella, (las otras estaban ocultas por las nubes), quiso que acabásemos degustando sopa y vino, durmiendo bajo siete mantas disfrutando de unas horas de sueño y silencio impensables en otras circunstancias.

Temporal 03

Por la mañana café, saludo tempranero (y lejano) al Almanzor y su cohorte de Hermanitos, y vuelta a casa. Desde la altura de nuestras raquetas percibíamos la envidia de los montañeros que subían anclándose hasta las rodillas en la nieve que les había ganado por la mano en este fin de semana.

Temporal 04

Será el profundo respeto que le tenemos a la montaña, serán los cielos y sus moradores que nos miran con benevolencia… nosotros seguimos agradecidos.

Temporal 05

5 comentarios en “Temporal

  1. Leonarndo y Luis, para el recreo del martes tenéis que traer copiado de casa 100 veces el lema que aparece en la cabecera de este blog. Si no entregáis las copias, llamaremos a vuestros padres para contarles lo que habéis hecho y seréis expulsados 3 días del Comando Cornisa, como así lo establece el Decreto sobre Derechos y Deberes de los Corniseros.
    ¡Ah! Camborio, ya estarás más contento… por fin alguien ha estrenado las dichosas raquetitas…

    Me gusta

  2. Leonardo

    ¡Qué buen vino hay en Vitigudino!
    Frente al frío inicial, la noche, las perdidas…
    Un buen amigo, el silencio, el descanso, la montaña…
    Para disfrurar hay que sufrir…
    Un abrazo a todos los corniseros… nos acordamos de vosotros.
    Leonardo

    Me gusta

  3. Cambo

    ENVIDIA la mia.
    El faro de la laguna esta vez no quiso alumbrar.
    Me alegro de que os vinieran bien las raquetas en esta ocasión. Ya somos tres los contentos.
    Algún día vamos a ver a Miguel Ángel paseando por La Harinera con las raquetas puestas.

    Me gusta

  4. Indio

    Quizás las razones de ser montañeros no se encuentran en poner un conseguido en una lista de objetivos.
    Pienso que la verdadera razón para que la montaña y uno mismo sean uno sólo es incluir nuevos retos en esa lista.
    D. Alonso no cejó en sus sueños… nosotros tampoco.
    Sólo con la imaginación nos habéis hecho disfrutar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s