De lluvias y ríos.

lluvia-00

En esto de andar por la sierra teníamos un asuntillo pendiente:

Nunca habíamos cruzado ríos de deshielo por la noche, “descalzos y libres”.

lluvia-01

Así que nos propusimos sacarnos la espinita antes del fin de año.

lluvia-02

Tampoco nos habíamos perdido por Gredos antes del amanecer, y se nos ocurrió que las luces de los pueblos en la lejanía tendrían un efecto faro magnífico.

lluvia-03

Y sobre todo, nos apetecía sentir la lluvia y el viento en la cara mientras esperábamos a que la luz del día relevase a nuestros exiguos frontales. A falta de presupuesto y oportunidad para realizar exploraciones remotas, nos sentíamos como Apsley Cherry-Garrard: aquellos ingleses se internaron en el invierno antártico para encontrar pingüinos emperador incubando; nosotros, más modestos, nos conformábamos con vislumbrar algún hito que nos diese confianza.

Sin embargo, con todo a favor, (tres horas de caminata a oscuras, frío en los huesos, ropas empapadas -la previsiones hablaban de 60 litros-, el primer refugio del itinerario previsto que no acababa de aparecer, aire en contra -se anunciaban rachas de 90 km/h-, un cielo que no ofrecía un resquicio distinto del gris oscuro…), decidimos sorpresivamente regresar, deseando que el río que cruzamos al inicio no hubiese crecido demasiado.

lluvia-04

¡Lo que hay que hacer para poder tomar un desayuno calentito en casa a las once sintiéndote como si regresaras de una gran expedición!

8 comentarios en “De lluvias y ríos.

  1. Titi

    Bueno, bueno…eso de que “nos apetecía sentir la lluvia y el viento en la cara” te lo has sacado de la manga ¡redactor!, si hubiera sido sido así aún estaríamos allí (o no), porque de agua hemos hablado bastante. Buena respuesta del equipo de todos modos que poco a poco se va consolidando. Dar la bienvenida al inquieto David “El relojero” con sus más conocimientos para poder seguir acometiendo grandes retos en nuestro parque de juego: Nuestra queridísima Sierra de Gredos; Cambo se te echó de menos.

    Me gusta

  2. Antonio

    Lo siento por vosotros, pequeños ositos, pero la subida del salmón no es hasta la primavera, así pues os habéis mojado para nada. Y más lo siento por mí, que no pude estar con vosotros. De todas formas, feliz 2010 a todos.

    Me gusta

  3. juan

    Han sido unas navidades pasadas por agua, entre la bici y la montaña….parece que nos gusta mojarnos, aun que hacia tiempo que no nos mojábamos de esa manera, ha tenido su gracia.

    Me gusta

  4. david

    Muchas gracias señor@s, un gran placer compartir estos días con ustedes. Con mucha agua, sí, pero inolvidables, para ir pensando en la próxima. ¡Qué bien sienta unas tostadas de caldillo despues de una buena mojada!
    Por cierto, a ver quién se anima con una rutita en bicicleta por tierras de Feria, la Fuente…
    Un abrazo grande.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s