Un día en la sierra

img_6484

Hay algunos relojes que en noches de insomnio te acompañan con sus campanadas. Desde el saco, durante una agradable duermevela, podías entretenerte siguiendo la marcha de la constelación de Orión por el horizonte.

Hora de levantarse, opíparo desayuno que recuerda la no menos copiosa cena de anoche. Mochilas al hombro y a remontar la Garganta de Tejea.

img_6487

img_6490

img_6491

img_6494

Enfrente, la cara sur del Cuchillar de Ballesteros, a nuestra derecha dejamos la Peña de Chilla.

img_6497

img_6498

Montañero atravesando un río con perfecta técnica, esto es, sin luxarse ningún hueso.

img_6506

Montañero sintiendo la llamada de lo salvaje. Vaya, viéndose atrapado por piornos que le superan a uno ampliamente en altura, en paciencia y en comedimiento verbal.

img_6514

Montañero contemplando como, a pesar de haber empezado a caminar de madrugada y de llevar casi cinco horas avanzando ininterrumpidamente, su objetivo aparece más lejos que nunca.

img_6518

Canales Oscuras, recordándonos que siempre estarán ahí, esperándonos en cualquier otra ocasión que decidamos intentar escalarlas; por hoy ya fue bastante, ponemos proa a casa.

img_6525

Nos despedimos con un par de autorretratos.

img_6528

img_6529

8 comentarios en “Un día en la sierra

  1. Cambo

    Algunas premisas:
    “El helecho se trabaja mejor que el piorno”
    “La línea recta no es el camino más corto entre dos puntos”
    “No perder cota no implica no perder fuerzas ni tiempo”
    “La técnica del gorila sólo debe ser utilizada como último recurso”
    En todo caso, hacer uso de nuestro lema es la mejor opción: “Una retirada a tiempo es siempre una victoria. En la montaña lo importante es volver.”

    Me gusta

  2. Perule

    Vaya pateada!! Otra que me perdí, aunque para mi consuelo (iluso), siempre es agradable andar por el Matachel… creo que el gran Titi no habría podido con tanto “saramayu”. Hizo bien quedándose en casa. Besitos

    Me gusta

  3. Titi

    …ay por Dios, uno empieza a comprender que el mejor descanso no es solo el mental. Será que uno en vez de echar canas empieza a quedarse calvo y hay que meditar. Yo, por contra, preferí subir al Castillo de Alange en una apacible tarde de otoño con la mente puesta en Gredos y esperando la compañía de algunos otros que se quedaron en casa o yo qué sé dónde; ¿y Carlos?

    Me gusta

  4. carlos

    Eso es lo que me viene haciendo falta, un día en la sierra. A ser posible esa misma ruta, que con nieve se allana el camino, aunque me huele que esto mismo dará para engrosar la lista de premisas..
    Y a ver si se suma el personal ¡y a alguno se le quitan las morriñas!
    Un detalle en el que no reparamos mucho, la bota de vino. Hay que atarla a la mochila, no se me queda atrás la próxima.
    Muy buena pateada la de Al Gandul y su gorila, Maguila.

    Me gusta

  5. maitechu

    Qué me gusta buscar y encontrar a Orión, cada noche que miro al cielo, desde que sé reconocerla… Ha sido el gancho perfecto para hacer un alto en mi jornada y leer este apetecible post…y sacar una sencilla y categórica conclusión: Os echo de menos, corniseros.
    Ya va tocando.

    Besos a todos/as.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s