Lagunas del Trampal – El Torreón

trampal-00

El plan era el siguiente:

La compañía avanzaría con sus vehículos hasta la platafoma El Travieso, por encima de Candelario.

La soledad dejó su coche en la Central del Chorro, más arriba de Solana de Ávila.

Aquellos marcharían hacia el saliente, éste subió dirección poniente. El encuentro estaba fijado en el Mirador de la Médica, en el camino entre el Monolito de la Virgen y el Canchal de la Ceja.

trampal-01

El encuentro.

trampal-02

En 1893 Fridtjof Nansen embarcó en el Fram, diseñado por él mismo. Premeditadamente se dejó atrapar por los hielos árticos esperando que la deriva de las placas acercara la nave al Polo Norte. Cuando pensó que la banquisa no le ayudaría más, (latitud 83º 40′ ), desembarcó con su compañero Johansen y caminaron al norte. Juntos alcanzaron la más alta latitud hasta la fecha: 86º 10′. Y juntos decidieron regresar andando hacia su Noruega natal. Tres años después de partir, Nansen y Johansen “se encontraron” con el explorador Jackson en medio de la Tierra de Francsico José.

trampal-03

trampal-04

trampal-05

trampal-06

trampal-07

trampal-08

El que tenga una canción tendrá tormenta

el que tenga compañía, soledad

el que siga buen camino tendrá sillas

peligrosas que lo inviten a parar.

Pero vale la canción buena tormenta

y la compañía vale soledad

siempre vale la agonía de la prisa

aunque se llene de sillas la verdad.

S.R.

trampal-09

trampal-10

trampal-11

trampal-12

trampal-13

El regreso al este se quiso hacer por terrenos ignotos, y finalmente resultó una exploración mucho mayor de lo prevsito; no del todo deseada.

trampal-14

trampal-15

Anuncios

8 comentarios en “Lagunas del Trampal – El Torreón

  1. Jaime Torralba

    ¡Cuánta verdad encuentra uno en la montaña! ¡Cuánto nos devuelve lo que realmente somos! (y fuimos).

    Volví, maese Saramayo, pero no para quedarme, no por un tiempo al menos.

    ¡Bendita montaña, bendito Comando!

    Me gusta

  2. Antonio

    ¿En que se parece un hombre a una montaña? Básicamente en que sus naturalezas son imprevisibles. A uno le da por descubrir nuevos caminos, a la otra le da por enseñar nuevas lecciones. A uno le da por buscar su propio límite, a la otra por crearlos a base de las más elementales leyes de la física. A uno le da por acojonarse de vez en cuando, a la otra por estremecerse al calor del sol. Y ya veis, tan distintos y tan iguales, uno no entiende su existencia sin la otra, la una existiría vacía sin el otro. Uno que conoce toda la transcendencia que no recoge la brevedad del pasaje. Para hacer fotos estábamos ¿verdad Luís?

    Me gusta

  3. Titi

    Luis…eres mítico. Andas por la montaña como si fueras por la calle San Ignacio a dar clases a 1ª hora. Ya pronto en vez de ondear el banderín ondeamos tu camisa. Gracias por manterner vivo el espíritu del comando. Por cierto ¿y la bici? es que no sale. jeje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s