El Corral del Diablo

nava-00

En nuestro afán por concocer todos los rincones de Gredos, por pisar cada piedra y recorrer cada ruta, hemos puesto en el punto de mira la Garganta de la Nava.

nava-01

Dejamos los coches en Nava del Barco, en la provincia de Ávila.

nava-02

En un fin de semana invernal, con nevada el viernes, se nos brindan dos días de sol. Cielo despejado sinónimo de bajas temperaturas nocturnas.

nava-03

Pisamos nieve recién caída, más arriba tendremos ocasión de estrenar crampones. Y es que la cosa va de estrenos: guantes, pantalones, chaquetas, frontales, mochilas, camisetas, ¡hasta tienda! Por su parte Comando Cornisa recibe la primera visita de dos nuevos miembros: bienvenidos Ana y José Antonio.

nava-04

Cuatro horas cargando con la mochila hasta alcanzar los 1950 metros de la laguna de la Nava, a los pies del Corral del Diablo. Estamos en el sitio elegido para pasar la noche.

nava-05

Asombrosamente, la ausencia de viento nos permite departir después de cenar (pasta y vino), incluso hubo tiempo de fumar en pipa. Queríamos retrasar el momento de meternos en el saco; la noche sería larga… y fría.

nava-06

Amanece por fin. No puedo negar que he descansado bien, los tímpanos de mis compañeros no me dejarían mentir.

nava-07

Y luego vienen los problemas propios de la estación: todo el agua está congelada, así que las botellas pierden la mitad de su capacidad. Ello no es óbice para que se prepare un suculento café hirviendo, complementado con galletas y con jamón cocido (y congelado).

nava-08

¿Qué hacer una mañana de domingo soleada de invierno? Llamar a los amigos y proponerles un paseo por el campo.

nava-09

nava-10

nava-11

Un individuo, un grupo.

nava-12

De haber encontrado setas o espárragos los hubiésemos recolectado, pero en su lugar solo pudimos ver cimas de montañas, así que…

nava-13

¡Aquí estamos! En el Alto del Corral del Diablo, a 2366 metros de altura.

nava-14

Estamos encantados, y nos vamos a regalar una serie de retratos:

nava-15

nava-16

nava-17

nava-18

nava-19

Después hubo que descender un desnivel de 1200 metros hasta llegar de nuevo al punto de partida.

nava-20

El lunes al despertar a uno le duelen músculos que ni siquiera sabía que existían; pero es cuestión de tiempo que las agujetas desaparezcan, mientras que las sensaciones vividas…

nava-21

8 comentarios en “El Corral del Diablo

  1. Cambo

    Esta garganta es espectacular, junto con el circo de la laguna de la Nava. Volveremos a visitarla con nuevos proyectos.
    Insisto: el mejor método para aliviar el frío de la noche es “apechugar” lo mejor que se pueda.

    Me gusta

  2. Perule

    Anda Paco, no digas eso!!
    Qué hubiese sido este finde sin el frio que hacía que las mandarinas fueran esquisitas, que beber se transformara en un bolero de Machín, que la cabeza dijera “qué frio tengo en los pies”, que el jamón cocido fuese una fuente de hidratación solidificada,… por no comentar de como se te contraen los pezoncillos.
    Ha sido una pasada compartir esta camita con todos los presentes y nos acordamos de los que quedásteis en el llano.
    Estoy con Cambo: hay que volver… y no muy tarde.

    Me gusta

  3. Ana

    Una experiencia que si no irrepetible, desde luego sí INOLVIDABLE. Ahora, en más bajas latitudes y en el calor del hogar, me recreo pensando en esos paisajes para mi antes desconocidos y con los que ahora sueño.
    Espero tener la oportunidad de volver a recorrerlos algún día.
    Lo he pasado geniaaaaaaaaaaalllllllll!!!
    El camino fue duro, pero muy gratificante.
    Muchas gracias a los que me acompañasteis y guiasteis en tan maravilloso viaje.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Antonio

    Me parece que a esta gente, como a Manolo García (ese que canta), no les gusta descubrir desde los aviones lo que hay al otro lado de una montaña. Y lo cierto es que a mí tampoco. Pero ¿no podría ser en días más largos? ¡Qué haberlos, hailos!

    Me gusta

  5. joseantonioelfontanemalo

    Pocas veces se consigue que las fotografias sean un reflejo de la realidad, mejor dicho, de la vida, de los momentos, de las sensaciones, de los sentimientos y en mi humilde opinion el amigo lucho lo HA HECHO. Hacia mucho tiempo que con tan poco, no recibia tanto, no fue facil pero os aseguro que estoy deseando encontrar otro hueco para otro “mini” reto y si es con tan grata compañia, pues mejor… MIL GRACIAS por estos dos dias de pequeños momentos. P.D. El Yeti existe, yó lo escuché roncar toda la noche…

    Me gusta

  6. Perule

    pues, por lo que pude escuchar, el Yeti iba con crías y, por el tipo de ronquidos, eran maduritas, apunto de destetar, jejeje

    Siempre es un placer compartir este tipo de experiencias con personas que valoras y aprecias. Busca ese hueco en la agenda agraria y nos vamos pal monte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s