Un Corredor y un Cuerno

cuerno-00

La montaña como exaltación de los sentimientos.

cuerno-01

Acudimos a estas pendientes convocados por todos nuestros seres queridos, por esa parte de ellos que albergamos en el interior.

cuerno-02

Ascender por un corredor desconcido en compañía de amigos es compartir el devenir de nuestras vidas, es un gesto y una declaración de intenciones, es explicitar tus gustos, mucho más que una afición común.

cuerno-03

Nos fatigamos sin medianías, nos reímos con franqueza, y todo surge con absoluta normalidad.

cuerno-04

El silencio, cuando aparece, es implacable, mas no pesado: callamos porque los músculos reclaman recato, dosificar las energías. Y en efecto, llegará luego tiempo de explosión y chascarrillos (anécdotas ligeras y picantes, cuentecillos agudos o frases de sentido equívoco y gracioso). 

cuerno-05

 La jornada ha parido alguna que otra situación que seguirá provocando risotadas durante el resto del viaje.

cuerno-06

De nuevo las empresas, acometer tareas arduas, ejecutar planes y comprobar que podemos sobradamente improvisar soluciones.

cuerno-07

Ese Cuerno del Almanzor, tantas veces pasado de largo, se nos antoja hoy como objetivo idóneo.

cuerno-08

Al alimón cortejamos sus aristas, tardando en escoger, dilatando las comparaciones, sopesando con los dedos y con los vértigos distintos itinerarios.

cuerno-09

Como el cachorro del gato demora su caza, sabiendo que el ovillo es suyo, así nosotros nos recreamos en la roca.

cuerno-10

Nos relevamos en cabeza, nos dispersamos, nos reunimos.

cuerno-11

Ya arriba disfrutamos de una vista inédita del Pico Almanzor y su vecina la Portilla del Crampón.

cuerno-12

cuerno-13

¿Y para bajar? Montamos un numerito que haría palidecer la famosa escena del camarote de los hermanos Marx (¡aún podíamos estar dando vueltas a la roca buscándonos unos a otros y señalando cuál a nuestro parecer debiera ser la mejor alternativa para el descenso!)

cuerno-14

cuerno-15

Estas piedras y otras cordilleras similares nos han escuchado hablar de problemas, de alegrías, de relaciones que comienzan, de noviazgos, proyectos, desamores… resulta una gozada animar la charla ahora contando ocurrencias y aventuras de algunos locos bajitos que llenan nuestros pasillos y nuestras vidas.

cuerno-16

Hay aquí una evidente conexión telúrica que nos acerca a las personas que forman parte de nuestra existencia. Hay también una conexión cósmica que nos hace sentir más vívamente a aquellos a los que ya no podemos abrazar.

La montaña como elegía.

cuerno-17

6 comentarios en “Un Corredor y un Cuerno

  1. Titi - Jesús

    Lo más llamativo de la serie de hoy ha sido ese ¡¡vasito rosa chicle!! ¿no será el tapón de un biberón? Ahora entiendo tanto sentimiento. jeje; Esta vez si que habéis parecido cabras montesas. Saludos.

    Me gusta

  2. maitechu

    Me ha ‘encantao’. Así, sin más. Tanto la crónica como el reportaje.
    Espero que lo hayáis disfrutado mucho.

    Pero yo me pregunto: es que aún os queda algún rincón de Gredos por explorar??!!

    Abrazos y besos, desde mangurria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s