El Travieso – Talamanca

… y así completamos la travesía que dejamos inconclusa hace un mes.

Al final del reportaje fotográfico hay un enlace para ver un vídeo de la jornada.

La roma Cuerda del Calvitero, conectando los picos nevados de la Sierra de Béjar, acaba siempre por evocarnos las lecturas que nos hablan de las llanuras polares. Para eso leemos y para eso viajamos al monte: para sacar de paseo a nuestra imaginación,… ¿o es ella la que nos impele a “dejar la casa y el sillón“?

Sin embargo, esta vez, al comenzar a andar lo que veíamos y pisábamos nos recordó más a una región volcánica que a la sierra primaveral. ¡’ditos incendios!

Arriba del Gran Hito del Pepeillo los piornos se salvaron de las llamas. Nosotros hemos terminado la parte más exigente de nuestra caminata; el nivel de sufrimiento padecido es proporcional a la cantidad de excesos cometidos el día anterior.

El resuello vuelve a su ritmo y podemos deleitarnos con la perspectiva que nos regalan las cumbres de Gredos, desde la cercana Covacha hasta los más distantes Almanzor y Galana.

Orientando la vista al este nos topamos con Las Agujas, que custodian el nacimiento del río Cuerpo de Hombre.

Y ahora sí, dejamos la senda que conduce al Torreón (al que después revisitaremos) para ir directos a la Cumbre de Talamanca.

Hace seis semanas, cuando avanzábamos hacia aquí desde el oeste, el estado de la nieve y lo avanzado de la hora nos impidieron disfrutar de estas vistas.

La comida se sirvió a los pies del Torreón. Deliciosos embutidos y hogazas de pan de semillas, regadas por un estupendo vino de la tierra, regalo del cornisero Monti.

Todo incitaba a prolongar la sobremesa conversando sobre futuros proyectos en los que se entremezclan cifras de altitudes y de edades. Viajes imaginados para compartir vivencias con esos locos bajitos que recién empiezan a asomarse al mundo y que merecen conocer sus rincones más bonitos. Montañas que nos gustará pisar aunque para llegar a ellas tengamos que fugarnos del asilo.

Y burla burlando, entretenidos por la charla, nos sorprendemos a nosotros mismos en un punto al que no pretendíamos llegar hoy: el Canchal de la Ceja, techo de la Sierra de Béjar.

Aquí el enlace al vídeo de la jornada

Anuncios

3 comentarios en “El Travieso – Talamanca

  1. Paco

    Albricias a los impelidos por la imaginación a “dejar casa y sillón”, ellos, los que emplean pensamiento y músculo sin desfallecer, ellos heredarán la tierra (6 fanegas en Quintana).

    Me gusta

  2. Antonio Cabeza

    Dos amigos emprenden viaje hacia un viejo camino preguntándose por qué abandonaron. El objetivo no es responder, sino asegurarse de que la vida sigue ofreciendo nuevas oportunidades. Gracias por la lección amigos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s