Peña Marín

La ocasión se presenta en forma de coche blanco al terminar la jornada laboral vespertina. En el maletero unas botas.

La aventura comienza cuando te quitas los zapatos.

Al cabo, el olor de la jara ha sustituido a las cuitas de un día que empezó gris, acuoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s