Laguna de Vacares

Hemos ido a recibir al otoño a la Laguna de Vacares, en Sierra Nevada.

Subir desde el norte a esta laguna implica salvar un desnivel de casi dos mil metros con una aproximación larga. A lo anterior hay que sumar en nuestro caso mudarnos del Guadiana al Genil y madrugar en sábado más que a diario.

La toponimia de la marcha es como para despertar el recelo de cualquiera: Cuesta de los Presidiarios, Refugio La Cucaracha, Loma del Calvario. No se puede decir que no sabes dónde te estás metiendo.

Fran, granadino de Motril al que encontramos en el refugio, supo sacarnos de nuestro error cuando equivocamos el camino y a partir de ahí fue él quien marcó el ritmo de la marcha; él y Tula.

Caminamos con el podium de Sierra Nevada a nuestra derecha: Mulhacén, Veleta y Alcazaba.

Alcanzamos el Collado de Vacares: ningún monte más alto se interpone entre nosotros y el mar. Moderados, sólo descendemos por la cara sur los riscos que nos separan de la Laguna de Vacares.

Satisfechos por haber recorrido nuevos senderos y conocido nuevas gentes, emprendemos el regreso.

Anuncios

Un comentario en “Laguna de Vacares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s