Cueva de Hoyamoros

hoyamoros-00

A juzgar por los preparativos, o mejor dicho, por la ausencia de ellos, todo hacía presagiar que nuestra jornada de exploración podía acabar como la expedición de John Franklin en 1845 a bordo de las naves Erebus y Terror en busca del paso del noroeste.

hoyamoros-01

En un olvido imperdonable que hubiese hecho resucitar de indignación a Frank Hurley, nos dejamos en casa el equipo oficial de fotografía.

hoyamoros-02

Pero quiso el destino premiar nuestra iniciativa, mezcla de temeridad, inconsciencia y entusiasmo. Resultó que en el bar donde decidimos tomar un tardío desayuno vendían mapas de la sierra de Béjar en los cuales se ubica nítidamente nuestro objetivo: la Cueva de Hoyamoros. Además, la niebla que empañó todo el trayecto por carretera, desapareció bajo nuestros pies tan pronto como acometimos las primeras rampas. “La fortuna favorece a los audaces“, dejó dicho Virgilio.

hoyamoros-03

Con perfecta visibilidad y una eficacia digna del mismísimo Roald Amundsen conseguimos localizar la cueva con inusitada facilidad.

hoyamoros-04

En el Cántico X de su Ilíada, Homero relata cómo, durante la noche, Diomedes y Ulises se internan en el campamento troyano para obtener información sobre los planes y la logística de sus enemigos. A modo de héroes aqueos, nosotros hemos rastreado los derroteros que puedan ser usados posteriormente por un grupo mayor de corniseros.

hoyamoros-05

La cueva puede ser nuestro Framheim particular desde el cual iniciar la escalada de la canal de Los Hermanitos, o simplemente dar un paseo hasta el río Cuerpo de Hombre. En el interior hay sitio de sobra (¡incluso encontramos colchonetas!), y el desayuno podría servirse en la terraza sur, con espectaculares vistas a  las Charcas de Venerofrío, Las AgujasEl Torreón. ¡Anímense y hagan sus reservas!

hoyamoros-06

hoyamoros-07

Haciendo de la necesidad virtud, Titi manejó magistralmente las prestaciones fotográficas de su teléfono móvil y así poder ofrecer el presente reportaje gráfico. Antonio Perezgrueso estaría orgulloso de ti.

hoyamoros-08

Y aquí termina el relato de un día en el que los que se quedaron en el valle no vieron el sol.

hoyamoros-09

hoyamoros-10

7 comentarios en “Cueva de Hoyamoros

  1. Lucho

    En la cueva nos encontramos con un nutrido grupo de bejaranos, superiores a nosotros en edad y experiencia, que nos obsequiaron con turrón y licor de regaliz, gracias. Fue un buen complemento para nuestra dieta formada por kikos y sugus.

    Me gusta

  2. Titi

    ¡¡¡COLCHONETAS!!! ¡¡SÍ!! ¡¡¡COLCHONETAS!!! han oído (leído, mejor dicho) bien. De la colonia de pulgas (no creo que a esas alturas vivan) y su olor no pudimos ser conscientes. Con capacidad para 15 personas, rastrillo antiquísimo para hielo y otros menesteres, cuerda tenderete, terraza y vistas que quitan “el sentío”. Todo muy bien sellado para que nadie pase frío y disfrute de Gran Resort Montain-Climbing Bejar.

    Me gusta

  3. Yo estuve allí hace ya unos años y pasé toda la noche pendiente de un ratoncillo que merodeaba a sus anchas por la cueva. Los pequeños animalillos, pulgas, ratones, etc también tienen que refugiarse en algún sitio. Digo yo.

    Belén

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s